Descubre la región de Turku

3 lectura de minutos

Créditos: Timo Oksanen

Descubre algunas de las mejores experiencias en Turku y el archipiélago que la rodea

Turku, antigua capital de Finlandia, fue fundada hace casi 800 años, lo que la convierte en la ciudad más antigua del país. La ciudad se enorgullece de su larga historia cultural y de su relevancia como puerta de entrada al mundo occidental.

Se suele decir que Turku tiene el alma de una gran metrópolis en el cuerpo de una pequeña ciudad. A continuación encontrarás algunas de las mejores experiencias en Turku y el archipiélago que la rodea.

Créditos : Julia Kivelä
Créditos: Samu Valleala

Pasea, bebe, come y explora a lo largo del río Aurajoki

El río Aurajoki es el cuerpo y alma de Turku: la ciudad se fundó en la orilla oriental del río a principios del siglo XIII. Hoy en día, la ribera del río es conocida por ser un animado lugar de encuentro para los habitantes de la ciudad, por lo que un paseo por sus orillas es una forma estupenda de conocer la ciudad y los lugareños. Un paseo desde la catedral hasta el castillo de Turku ofrece unas vistas fantásticas del paisaje urbano de la ciudad. Por el camino encontrarás muchos museos interesantes, como el Aboa Vetus Ars Nova, en el que podrás ver una parte subterránea de la ciudad que se descubrió durante unas excavaciones arqueológicas. En la ribera del río también encontrarás algunos de los restaurantes y cafeterías más populares de Turku.

Créditos : Elina Sirparanta

Visita la cárcel en la colina de Kakolanmäki

Desde 1853, los más peligrosos villanos y asesinos de Finlandia eran encarcelados tras los muros de Kakola, una antigua cárcel regional situada en una colina que lleva su nombre. Hoy en día, la zona atrae a otro tipo de público con sus evocadores hoteles y restaurantes de moda. Pasa una noche en lo que fue un espacio de confinamiento solitario en el Hotel Kakola, o en el emplazamiento del hospital psiquiátrico de la cárcel en los apartamentos Forenom. Saborea ricos manjares cocinados a fuego abierto en el restaurante Kakolanruusu o prueba productos de la fabrica de cerveza local en KBC Taproom. En la zona hay incluso una panadería y una tostaduría de café. Para saber más sobre la historia de la cárcel, visita el Museo de la colina de Kakolanmäki, que ofrece recorridos guiados durante todo el año.

Credits: Anssi Tiusanen / Riku Niemi

Disfruta de un divertido paseo con excelentes vistas

Uno de los puntos de interés más populares de Turku es un pequeño ferri urbano de color naranja llamado Föri. Tarda un par de minutos en navegar de orilla a orilla, y ofrece unas vistas increíbles de forma gratuita. El Föri opera entre Tervahovinkatu, en el lado este, y Wechterinkuja, en el oeste. El Funicular, un teleférico que sale de la antigua cárcel,ofrece unas vistas increíbles y una forma accesible de llegar a la cima de la colina de Kakolanmäki, una ruta sin ningún otro transporte público. El funicular circula entre Linnankatu y Graniittilinnankatu en Linnankatu 55b. Te puedes subir o bajar en ambas estaciones. Viajar en el funicular es gratis y el trayecto dura aproximadamente un minuto.

Créditos: Krista Keltanen

Disfruta de la naturaleza urbana en Ruissalo

La isla de Ruissalo se encuentra 12 km al suroeste de la ciudad y tiene de todo: desde preciosos bosques de robles y senderos naturales hasta casitas de tonos pastel, e incluso un hotel spa. En el antiguo astillero ahora encontramos numerosos restaurantes y cafeterías. El Jardín botánico de la Universidad de Turku se encuentra en el centro de Ruissalo y alberga vegetación de todo el mundo. Conectado al jardín está el centro de información y orientación de Ruissalo. Se puede acceder a la isla en coche, autobús o bicicleta. También hay un ferri que sale de Martinsilta, en el centro de la ciudad.

Créditos : Ruissalo
Créditos: Ruissalo
Créditos: Ruissalo

Ve de isla en isla por la ruta del archipiélago

La ruta del archipiélago de Turku («Archipelago Trail»), también conocida como «carretera de circunvalación del archipiélago» es una red circular de 250 km que se puede recorrer por carretera. A lo largo de la ruta, las islas están conectadas por puentes y ferris, permitiéndote visitar pintorescos pueblos, parques nacionales, faros y mucho más. Al hacer la ruta encontrarás muchos restaurantes y lugares para pernoctar (ya sea en un camping o en hoteles y casas de huéspedes), además de oportunidades para conocer lugares menos habituales y descubrir calas y playas escondidas. Hay más disponibilidad de servicios durante el verano. Para quienes quieran hacer toda la ruta en coche o autobús, se recomiendan al menos dos noches, y quienes la hagan en bicicleta deberán prepararse para una estancia de siete noches.

Credits: Juho Kuva